Los cambios en tu piel durante el embarazo

De todos los cambios que ocurren en el embarazo, la piel es uno de los órganos que presentará más alteraciones por cambios hormonales, metabólicos y vasculares; siendo algunos considerados normales o fisiológicos, por el aumento de estrógenos, mientras que otros son enfermedades que aparecen o empeoran durante el embarazo. Compartimos algunos de esos cambios para que estes informada y no alarmada en el momento en que te ocurran a ti. El cabello, las estrías, las espinillas, el oscurecimiento de áreas de la piel son algunos de estos cambios, aquí te explicamos porqué ocurren y qué puedes esperar.

 

Tu rostro
Las manchas oscuras se presentan en 50 a 70% de embarazadas, en la frente, mejillas, nariz y mentón, a causa de los cambios hormonales y la exposición solar. Además, puede aparecer oscurecimiento en las mamas, la línea media abdominal, pliegues del cuello, axilas, ingles y entrepiernas. Estas manchas no son dañinas y pueden desaparecer al resolver el embarazo, sin embargo, en las mujeres con tez morena clara u oscura, las manchas en áreas expuestas al sol no desaparecen totalmente. Algunos lunares de la niñez también pueden crecer durante el embarazo o presentar cambios en su color, siendo importante la evaluación del médico en estos casos.

 

 

El cabello y las uñas
Crecen más rápido durante el embarazo. El cabello se torna más grueso, fuerte y brillante. Sin embargo, 3 meses posteriores al parto, la mayoría comenzará a notar una mayor caída de cabello, dado que las hormonas vuelven a sus niveles, y el cabello vuelve a su ciclo normal de crecimiento y caída. Esta caída no es permanente, y tiende a normalizarse 6 meses después, siendo más rápida la recuperación con el tratamiento de soporte adecuado. La mayoría de mujeres se a alarman durante el post-parto, pero es importante mantener la calma y saber que es un proceso normal en esta etapa.

 

Tu cuerpo
Por efecto mecánico del estiramiento y distensión de la piel en las mamas, abdomen y glúteos, aparecen las temidas estrías, en especial por el estiramiento rápido y progresivo a partir del 2do trimestre, por lo que es frecuente en 70-90% de embarazadas. En su inicio, son pequeñas marcas lineales, deprimidas, color piel a rojizas que posteriormente serán más oscuras o violáceas y en el caso de estrías antiguas, estas ya se encuentran de color blanquecino.

El aumento del peso y de la presión abdominal, puede ocasionar que las venas de las piernas se inflamen, con cambios de color azulado e incluso pueden ser dolorosas. Estas se conocen como venas várices, las cuales dependiendo del tamaño, pueden ser pequeñas arañas vasculares, venas tortuosas o dilatadas e incluso hemorroides. Durante el embarazo, solamente son recomendables corregir las medidas posturales, algunos ejercicios de las piernas para mejorar la circulación y el uso de medias especiales con compresión elástica.

 

(NO TE RASQUES)

Algunos trastornos hormonales de la piel, ocasionan picazón y ronchas rojas asociado a mucha resequedad y sensibilidad. Esto es más frecuente entre el segundo y tercer trimestre del embarazo, cuando también incrementa la sudoración y las áreas de roce suelen verse afectadas. Evita rascar tu piel para que está no se dañe más. Otros cambios menos frecuentes son el aparecimiento o aumento de vello en áreas faciales, enrojecimiento de las palmas de las manos, aumento de secreción sebácea con aparecimiento de cutis graso o espinillas.

Todo lo anterior volverá a la normalidad entre los 3 a 6 meses posteriores al parto; sin embargo, existen ciertos cuidados de la piel que pueden mejorar su condición durante esta etapa, que permite disminuir las molestias e incluso acortar el tiempo del padecimiento o mejorar su evolución. El embarazo es una etapa maravillosa, que amerita cuidar la salud de mamá junto al bebé que está por nacer.