Cuáles son las alergias más comunes en verano

El polen, la exposición al sol y las picaduras de insectos predisponen a la aparición de diferentes tipos de reacciones alérgicas. Un especialista detalló los síntomas y compartió los mejores consejos de prevención.

De todos los periodos estacionales, el verano es el último al que se suele asociar mayormente con las alergias. En general se las vincula más con el otoño o la primavera. Sin embargo, hay algunos tipos de alergias que en la estación veraniega también se presentan con regularidad debido a la alimentación, los ácaros de polvo en las viviendas de vacaciones y a las actividades que se realizan al aire libre, que incrementan la exposición al sol y a los insectos.

“Durante el verano los cuadros se dan más frecuentemente por alergia a las picaduras de insectos, por exposición al sol (reacciones en la piel), por la acción de ciertos alimentos (alergia alimentaria) y por contacto con el polen, los ácaros y otros agentes sensibilizantes como puede ser el cloro”.

Las reacciones en la piel generadas por el sol se producen habitualmente por el no uso de protector solar, o por la exposición entre las 11 y las 16 horas. Así aparecen cuadros de urticaria por vasodilatación y eccemas que suelen empeorar si hay exceso de transpiración.

Las alergias alimentarias se producen cuando el sistema inmune responde a un determinado alimento en una persona previamente sensibilizada. Los casos aumentan a consecuencias de descuidos: “Es muy importante leer detenidamente los ingredientes de los alimentos que se ingieren, especialmente leche, frutos secos (almendras, maní, avellanas) en helados y frutas como el melón y kiwi en los postres, sobre todo en personas alérgicas al látex.

También hay que prestar atención a la presencia de mariscos o pescados en pastas o ensaladas.

En tanto que por acción del polen, los ácaros y otros alérgenos pueden desarrollarse rinoconjuntivitis alérgica y asma. Entre los posibles síntomas están la congestión nasal con estornudos frecuentes y abundante mucosidad acuosa (rinorrea), lagrimeo y picazón de ojos. Además, se puede desencadenar una crisis de asma con presencia de falta de aire, opresión y silbidos en el pecho.

Recomendaciones para evitar la alergia desencadenada por el polen.

  • Disminuir las actividades al aire libre durante la mañana debido a que hay una mayor presencia en el aire.
  • Mantener las puertas y ventanas cerradas en las horas de máxima polinización.
  • Cerrar las ventanillas del auto.
  • Utilizar equipos de aire acondicionado con filtros para polen.
  • Evitar cortar el césped o acostarse sobre él.
  • No secar la ropa al exterior porque los granos pueden quedar atrapados.
  • Usar anteojos de sol para disminuir el impacto de los granos en las conjuntivas de los ojos.

Para el alivio de los síntomas de la rinitis alérgica y de los síntomas asociados a la urticaria idiopática, te recomendamos Donorup, el antihistamínico no sedante, selectivo y de acción prolongada cuyo ingrediente activo es la Rupatadina fumarato.